Home

Hace un par de años Telmex dejó de cotizar en la Bolsa Mexicana de Valores y pasó a ser una subsidiaria de América Móvil. América Móvil también controla Telcel y varias otros operadores de telecomunicaciones que ha adquirido en Latinoamérica y otros países. Sin embargo, el crecimiento de América Móvil no ha sido gratuito para los mexicanos. En 1996, en la víspera del inicio de la competencia en telefonía de larga distancia, la Cofetel que encabezaba Carlos Casasús resolvió que los nuevos competidores de Telmex le deberían pagar unas tarifas más altas que las de cualquier otro país en competencia. Particularmente, estableció que los competidores de Telmex, Alestra (AT&T) y Avantel (MCI) deberían pagar más de la mitad de lo que obtenían por terminar en México llamadas internacionales. Esto dio inicio a la primera de muchas batallas legales, propiciados por una Cofetel capturada por el regulado y que le ha permitido a Telmex extraer rentas monopólicas. El flujo generado por medio de la interconexión le permitió a Telmex adquirir otros operadores de telecomunicaciones en Latinoamérica.

Posteriormente, en 1999 Cofetel, entonces liderada por Javier Lozano, resolvió establecer “El que Llama Paga”. Por medio de este esquema los usuarios de Telmex y otras nacientes compañías locales como Axtel, comenzaron a subsidiar el crecimiento de Telcel. El negocio de la telefonía móvil en México floreció a tasas de doble dígito y Telcel se convirtió en la empresa más rentable del sector. Es cuestionable que esta regla fuera necesaria para que creciera el negocio de la telefonía móvil. El efecto de esquemas de “El que Llama Paga” con altos diferenciales de precio propicia grandes ventajas para el operador con la red más grande ha sido una clara conclusión en estudios económicos (p. ej. Bomsel et al., 2003; Growitsch et al., 2010). En México, claramente trasladó grandes recursos a Telcel de los usuarios de Telmex y sus competidores. Probablemente hubiera bastado con prohibir el cobro por las llamadas entrantes. Sin embargo, Carlos Slim se benefició nuevamente de una resolución de Cofetel para continuar ampliando su participación en el negocio de las telecomunicaciones. Estos recursos le permitieron financiar a AT&T y MCI cuando se vieron gravemente afectada con el fracaso de las “dotcom” de 2004. Fue el primer paso para convertir a AT&T de competidor a un aliado.

¿Qué tanto ha costado a los mexicanos la expansión de América Móvil? Según la revista Forbes, Carlos Slim es el hombre más adinerado del mundo desde 2010 con un patrimonio de 73 mil millones de dólares. Esto lo ha logrado en buena medida por su negocio de las telecomunicaciones y América Móvil es la empresa número 100 del mundo en utilidades y la número 134 en ventas. Dentro del sector telecomunicaciones es el 5º lugar en ventas y 4º  en utilidades. Su margen de utilidad es de 12%, sólo por debajo está debajo de dos empresas del sector China Mobile (23%) y Vodafone (15). AT&T, que es el operador de telecomunicaciones más grande del sector por sus ventas, tiene un margen de utilidad del 6%, seguido de Nippon Telegraph and Telecom que tiene un margen de 4%[1].  Por su parte, Telefónica, principal competidor de América Móvil en la región, tiene un margen de 6%.

Tanto el margen de utilidad América Móvil y Telefónica están compuestos por el promedio de todos sus negocios en los distintos países en los que participan. En la mayor parte de Latinoamérica, salvo en México, Telefónica es el líder de mercado. En México América Móvil es el operador dominante, con una participación de mercado que supera el 71% en móvil (2) y es aun mayor en servicios fijos. Esto se refleja en su margen de utilidad, que en México es de 36% (3). Este margen es más alto que el de China Telecom, monopolio estatal. Con la diferencia que las rentas monopólicas de América Móvil se quedan en la bolsa de Carlos Slim.

Desde hace 15 años, los mexicanos siguen pagando rentas monopólicas.  La OECD ha señalado que la falta de competencia en México en telecomunicaciones le cuesta a México al menos 25 billones de dólares al año, equivalente a 2% del PIB, ha generado que los mexicanos paguemos precios extremadamente altos y que se haya demorado el crecimiento de nuevos servicios (4). La reforma en telecomunicaciones es impostergable y los nuevos organismos reguladores deberán contar con los elementos necesarios para forzar la competencia en México. El éxito de América Móvil debe basarse en su productividad e ingenio comercial, no en su capacidad de exprimir el bolsillo de los mexicanos a base de su condición monopólica.

Carlos-Slim

  1. http://www.forbes.com/global2000/#page:1_sort:4_direction:desc_search:_filter:Telecommunications%20services_filter:All%20countries_filter:All%20states
  2. www.the-ciu.net/nwsltr/113_Distro.html
  3. http://www.americamovil.com/amx/es/cm/reports/Q/1T13.pdf
  4. http://www.oecd.org/newsroom/telecomsreformwouldboostcompetitionandgrowthinmexicosaysoecd.htm
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s