Home

México es un país muy acostumbrado a hablar de monopolios, ya sean estatales o privados, monopolios que afectan directamente los sectores económicos más importantes del país, como la energía y las telecomunicaciones. Esto ha permitido que empresas estatales como Pemex y CFE no tengan competencia alguna, y que empresas privadas como Telmex, Televisa y Telcel ahoguen con prácticas monopólicas a su competencia, limitando drásticamente las posibilidades de sus clientes.

Estas prácticas monopólicas afectan directamente a millones de mexicanos que se tienen que conformar con una televisión de mala calidad, y peor aún, con tarifas y servicios de telecomunicaciones caros y de mala calidad

El servicio telefónico en México fue provisto durante muchos años por una compañía que era controlada por el estado: teléfonos de México, hasta que en 1990 fue adquirida por Carlos Slim. Con Telmex, Slim se aseguró de adquirir una compañía que durante muchos años no tuvo competencia en nuestro país, y ahora, incluso cuando en el mercado ya hay otras compañías que prestan servicios telefónicos, estas necesitan de las líneas que el estado le dio a Telmex para poder ofrecer sus servicios. El surgimiento de la tecnología móvil en nada limito las prácticas monopólicas de Telmex ya que fue aprovechado por Carlos Slim para contar también con la red de telefonía celular más grande en México, una red que al igual que Telmex ofrece servicios caros y de mala calidad.

 Nadie va a negar la gran capacidad que tiene Carlos Slim para realizar negocios, para acumular riqueza, es un hombre que sabe dónde y cuándo tiene que estar y aprovecha todas las oportunidades que le dan las leyes y el mercado en nuestro país. Haber adquirido Telmex y la pésima estrategia de penetración de mercado de Iusacell durante la crisis de 1995 le permitió a Slim consolidar y fortalecer Telcel para ampliar su control del mercado de las telecomunicaciones. En 1996 Telmex comenzó a ofrecer servicios de internet en nuestro país, y adquirió de IBM Prodigy, para posicionarlo desde 2009 como Infinitum.

 El mayor problema con las grandes empresas que se aprovechan de prácticas monopólicas, es como terminan afectando directamente a sus clientes, Google por ejemplo es una compañía que ha sido acusada de prácticas monopólicas en Estados Unidos, y aunque es verdad que no cuenta una competencia real en muchas de las áreas donde presta servicios, realiza un trabajo extraordinario buscando innovar constantemente y satisfacer plenamente a todos sus clientes, mientras que Telmex y Telcel han aprovechado la situación que les ofrece el mercado y las leyes en México para acumular riqueza e impedir que otras compañías puedan ser competitivas en el mercado mexicano.

 El mayor problema con monopolios como Telmex, Telcel o Infinitum, es que se siguen beneficiando del espacio radio eléctrico estatal para controlar y limitar a la competencia y así mantener la mayor parte del mercado. Tan sólo en México Telcel cuenta con más de 65 millones de usuarios ya sea inscritos en un plan de pago mensual o con los servicios de tarjetas pre pagadas, quienes tienen que pagar un alto precio por llamadas y un mucho mayor precio por utilizar un deficiente servicio de Internet.

 Esta situación es mucho más grave en provincia que en la Ciudad de México, en el Distrito Federal y su área metropolitana  existen varias empresas que ofrecen servicio de tripleplay, con planes que además de Internet y teléfono incluyen televisión con alta definición al mismo precio por el que Infinitum sólo ofrece Internet con una velocidad mucho menor además del teléfono.

 Es verdad que nadie nos obliga a contratar los servicios de Telmex o de Telcel y existen algunas otras opciones el mercado, pero estas opciones están limitadas por la práctica monopólica que ejercen las compañías de Grupo Carso. A final de cuentas los más afectados son los usuarios quienes deben de pagar muy caro por un servicio que cada día es más indispensable. Los servicios de telecomunicaciones desde hace mucho tiempo han dejado de ser un lujo, hoy son una necesidad básica para el desarrollo económico y social del país. Un país al que le urge una mayor competencia que permita reducir los costos y mejorar el servicio de las telecomunicaciones.

 El costo social de mantener un monopolio como Telmex y Telcel es bastante grande, se traduce en un lastre para el desarrollo nuevos proyectos que deban hacer uso de los servicios que estas compañías ofrecen. Ya que estos servicios son esenciales para cualquier empresa el costo de estos monopolios afecta prácticamente toda la economía, elevando los costos de operación, además de frenar la inversión y la creación de empleos.

 Por eso es fundamental que en México se promueva una mayor competencia en el mercado de las telecomunicaciones, y se regule de mejor manera la competencia en este mercado.

 Empresas tan grandes como América Móvil (Telcel, Telmex e Infinitum) o Google, tienen dos opciones, acumular riqueza o generar riqueza, y estas empresas son dos claros ejemplos de quien acumula la riqueza y quien genera riqueza. 

TELMEX

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s